Por un corto tiempo, después de sus orígenes en la década de 1980, ITIL® fue el secreto mejor guardado en la industria de Tecnologías de la Información; sin embargo la metodología de ITIL® se ha convertido en el enfoque más reconocido para alcanzar la excelencia en la gestión del servicio.

Una de las mayores razones que ha permitido la rápida expansión de ITIL® es el enfoque práctico que ha adoptado hacia la gestión de los servicios, usando todo aquello que funciona en organizaciones reales. Otro factor fundamental en la adopción y el enfoque de ITIL® es que todos los conceptos, prácticas y esfuerzos tienen un objetivo común: prestación de servicios de TI que de soporte a los requerimientos del negocio generando valor continuamente para la organización.

Estos son algunos de los factores clave para el éxito que ha tenido ITIL®:

Flexibilidad: Desde el inicio de su desarrollo, el enfoque que ha recomendado ITIL® es el de “adoptar y adaptar" en referencia a la guía que la metodología proporciona. El beneficio real de la implementación de ITIL® recae sobre la adaptación de la metodología según los requerimientos específicos para la generación de valor de cada una de las compañías. La guía contiene prácticas alcanzables, medibles y robustas que pueden ser implementadas por cualquier organización. Es decir, puede ser relevante para instituciones públicas y privadas, para atender clientes internos y externos y para cualquier organización sin importar su tamaño. Además, no depende del ambiente tecnológico de la organización y proporciona una guía pragmática que puede ser empleada y adaptada para cualquier situación.

No existen proveedores específicos: El marco de trabajo de ITIL® no se encuentra desarrollado o basado en alguna tecnología específica ni para alguna industria en particular. Tampoco se requiere pasar por ningún proveedor específico; ITIL® pertenece al gobierno británico y las prácticas y soluciones que provee no tienen ninguna asociación comercial. Como consecuencia, la guía que provee para la gestión de servicio se puede aplicar en cualquier industria, sector o compañía. Esto permite que la guía sea fácilmente adaptada en todo el mundo.

Mejores Prácticas: ITIL® proporciona una recopilación de conocimiento y guías de las mejores prácticas de gestión de servicios alrededor del mundo.

La fortaleza de ITIL® y la clave en su expansión y éxito es que describe prácticas que permiten a las organizaciones generar beneficios, retorno sobre su inversión, y valor en la inversión a través de un enfoque sostenido. Estos son varios de los factores que motivan a las organizaciones alrededor del mundo a adoptar las metodologías de ITIL®:

  • Mejora en la interacción y relación entre el proveedor de servicios y los clientes.
  • La adopción de un mismo enfoque hacia la gestión de servicios en toda la organización.
  • Creación de valor para los clientes a través de los servicios prestados.
  • Gestión del riesgo alineada con el negocio.
  • Una gestión del conocimiento integral dentro de la compañía que provee servicios de TI.
  • Control sobre la inversión en servicios de TI y control presupuestario.
  • La habilidad de medir, monitorear y optimizar los servicios de TI y el desempeño de los proveedores de servicio.
  • La habilidad de coordinar la entrega de productos y servicios siendo capaz de reducir costos.
  • La capacidad de prestar servicios eficiente y efectivamente, a través de la gestión de los recursos y capacidades requeridas.
  • Existe un énfasis en la integración del negocio, asegurando que la estrategia corporativa y los requerimientos de los clientes se vean reflejados en la estrategia de gestión del servicio.
  • Genera un cambio en la cultura organizacional como parte del enfoque hacia la gestión del servicio que permite desarrollar y madurar el proceso de prestar servicios de TI efectivamente.

Seguramente, los beneficios que hemos señalado, te generarán gran valor a ti y a tu organización, así que te invitamos a que no te quedes atrás y te entrenes y certifiques en ITIL®.